Aunque no lo crean ahí Jaime estaba algo «contento». Para él que una cerveza es  sinónimo de «mucho alcohol». Qué puede pasar cuando en su cuerpito entran seis cervezas de Bruselas que no son para nada suaves. Bueno, las dos primeras sí que lo fueron pero las últimas y sobre todo la negra es demasiado fuerte para su débil organismo (y el de cualquiera) 😉

En Bruselas

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.